Reducir la compliejidad de proyectos creativos con la triangulación

Reducir la compliejidad de proyectos creativos con la triangulación

Seguro que tienes al menos un ‘gran proyecto’ en tu lista de futuros proyectos. Estas ideas requieren tiempo, no sólo para realizarlas, sino porque son proyectos creativos y se han de tomar decisiones, desarrollar la idea hasta que tengamos algo con lo que trabajar… Esperamos al momento en el que tengamos un tiempo libre largo [&hellip

Seguro que tienes al menos un ‘gran proyecto’ en tu lista de futuros proyectos. Estas ideas requieren tiempo, no sólo para realizarlas, sino porque son proyectos creativos y se han de tomar decisiones, desarrollar la idea hasta que tengamos algo con lo que trabajar… Esperamos al momento en el que tengamos un tiempo libre largo para dedicarnos a ello. Pero, siendo realistas, costará mucho tener ese tiempo libre.

Para tirarlo adelante, debemos cambiar el enfoque con el que vamos a afrontar el proyecto. En lugar de trabajar directamente en los detalles de las  tareas, iremos depurando paso a paso los objetivos del proyecto.

Un método para ir entrando en los detalles es la triangulación creativa, que nos permite atacar la idea desde distintos ángulos. Consiste en tomar decisiones acerca de la parte creativa del proyecto, y poder llegar antes al momento en el que podemos empezar a trabajar sobre él.

  1. Prepara tu sitio de trabajo para evitar distracciones: apaga el móvil, desconecta tu programa de mensajería instantánea, etc.
  2. Prepara tres tarjetas o papeles de notas
  3. Ponteuna alarma para dentro de 5 minutos
  4. Toma 3 decisiones acerca de tu proyecto

Te llevará menos de 5 minutos, pero la alarma te ayudará a mantener la concentración.

¿Qué tipo de elecciones? De cualquier tipo, desde el color del pelo de un personaje, si lo que quieres hacer es escribir un libro, hasta la tonalidad en la que va a estar la obra, si es una composición musical. Por ejemplo, si quieres hacer un mural de grandes dimensiones, la primera vez puedes tomar las siguientes decisiones:

  • lienzo:  1 metro de alto por 2 de ancho
  • 10 atletas practicando distintos deportes
  • sentido del movimiento de izaquierda a derecha

Eso es todo. Con esto ya tienes más información y estás más cerca de encontrar tu objetivo creativo.
El siguiente día puedes triangular de cero, obteniendo 3 nuevos datos, o expandir una tarjeta con tres nuevas ideas en la misma dirección. En el ejemplo anterior, al siguiente día puedes decidir que las disciplinas en las que juegan cada uno de los atletas, que la ambientación será la de las Olimpiadas clásicas, y que cuatro de ellos los dibujarás a pecho descubierto.

Aunque esto parezca una forma lenta de avanzar, tiene la ventaja que, pasada la fase de triangulación, habremos tomado una serie de decisiones creativas. Así, es posible empezar el proyecto como si se tratara de un proyecto “no creativo”, sin esperar a tener ese tiempo extra para arrancar.

La triangulación trata de separar nuestra parte creativa, tomando las decisiones de alto nivel de una sola vez sin ahogarnos, y después conectar todos los puntos creativos dispersos. Esto hace el camino mucho más sencillo.

Visto en LifeClever.

Daniel Aguayo

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así, compártelo con el mundo o suscríbete a nuestro RSS feed

Deja tu comentario

Default User

Your Name

mayo 24, 2008

* Nombre, Email y Comentario son obligatorios

Suscríbete