GTD: Cómo delegar

GTD: Cómo delegar

Mientras procesamos nuestras cosas nos encontraremos con que hay acciones concretas que es mejor que hagan otras personas, ya sea porque es su responsabilidad o porque pensamos que será más productivo que se encarguen ellas. Ha llegado el momento de delegar. Delegar es una palabra que no me gusta demasiado, suena mucho a entorno empresarial. [&hellip

Mientras procesamos nuestras cosas nos encontraremos con que hay acciones concretas que es mejor que hagan otras personas, ya sea porque es su responsabilidad o porque pensamos que será más productivo que se encarguen ellas. Ha llegado el momento de delegar.

Delegar es una palabra que no me gusta demasiado, suena mucho a entorno empresarial. Delegar, en cambio, es algo que hacemos a diario también en nuestra área personal: pedimos a nuestra pareja que haga una gestión en el banco, a nuestros amigos que traigan los postres para la fiesta, a nuestra hermana que piense un regalo para el cumpleaños de nuestro padre, etc.

Delegar es muy sencillo, y aún lo es más delegar mal. A menudo pensamos que delegar consiste sólo en ‘pasar la patata caliente’ a la otra persona y desentendernos. Nada más lejos de la realidad: la responsabilidad original sigue siendo nuestra, y a nosotros nos van a rendir cuentas. Así que mejor llevar un buen seguimiento de aquello que delegamos, porque nadie va a aceptar excusas sobre gente a la que hemos pedido cosas y no han respondido como debían.

Pongámonos manos a la obra. Estos son los pasos a seguir para delegar:

  • Detecta las cosas a delegar:cuando estés procesando tus bandejas de entrada piensa en delegar como unas de las posibilidades.
  • Define exactamente qué hay que hacer: así la persona que tenga que hacer la acción sabrá qué esperas de ella.
  • Escoge como delegar la acción:Tienes varas formas de hacerlo: por e-mail, con una llamada, reuniéndonos… El e-mail es una buena opción porque puedes detallar instrucciones y adjuntar documentación, y es poco intrusivo. La peor opción siempre es la reunión (comprometes tu tiempo y el de la otra persona), pero puede ser necesario. En cualquier caso, verifica que la hora persona ha recibido y entendido el encargo.
  • Anota qué, cuándo y a quién:apunta en una lista de “a la espera” a quién has delegado la tarea y la fecha en la que lo has hecho. Es necesario mantener un registro de cosas delegadas para hacer un seguimiento de ellas.

Fotografía: Sonya por joshuahoffmanphoto

Daniel Aguayo

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así, compártelo con el mundo o suscríbete a nuestro RSS feed

Comentarios de los usuarios

Un comentario y sumando...

  1. Luis Rull

    mayo 24, 2010

    A estos problemas y a las soluciones que planteas llegamos en mecus. Y se nos ocurrió hacer http://bach.mecus.es

    Hay muchas soluciones técnicas para ayudar con las soluciones que comentas. Para nosotros el correo no era ni eficiente ni eficaz.

Deja tu comentario

Default User

Your Name

mayo 24, 2010

* Nombre, Email y Comentario son obligatorios

Suscríbete