Por qué no funcionan (ya) las listas de prioridades

Por qué no funcionan (ya) las listas de prioridades

En algún libro habrás leído ya el consejo: primero haz una lista de todas las tareas que tienes pendientes, y después agrúpalas según su prioridad en tres listas: A, B y C (siendo A la de mayor prioridad). Hace unos años esta forma de organizar el trabajo quizá funcionara y, al fin y al cabo, [&hellip

En algún libro habrás leído ya el consejo: primero haz una lista de todas las tareas que tienes pendientes, y después agrúpalas según su prioridad en tres listas: A, B y C (siendo A la de mayor prioridad).

Hace unos años esta forma de organizar el trabajo quizá funcionara y, al fin y al cabo, mejor era organizarse de alguna forma que no hacer nada. Pero hoy en día este sistema ya no es útil.n el entorno de trabajo de hace unos años quizá esto sí funcionara, pero no actualmente.

Hoy en día la prioridad que tienen las tareas en un momento puede cambiar al siguiente. Vivimos en un entorno muy dinámico en el cual la importancia de las tareas puede cambiar en minutos. Eso hace que si un buen día organizo todas las tareas por prioridades, al día siguiente esas prioridades pueden haber cambiado, o incluso a lo largo del mismo día. Ya ni pensar en como esa ordenación pierde todo el sentido al final de una semana.

¿Cómo podemos entonces en un entorno tan cambiante saber qué tarea es la más importante? El truco está en cambiar la forma de ver el trabajo. En GTD, para empezar, no hacemos listas de tareas sino de próximas acciones concretas y realizables. De esta forma, en un momento concreto, podemos ver revisar toda la lista de acciones pendientes y escoger lo que creemos que es más importante en ese momento.

Como la lista de acciones puede ser más o menos larga, la subdividimos en contextos, que nos recuerdan qué acciones podemos hacer en un momento dado. Con esto tenemos listas más pequeñas, manejables y realistas que podemos revisar mejor.

Por último, diariamente y semanalmente hacemos una revisión de estas acciones y de nuestros objetivos, para garantizar que en las listas de acciones siempre tenemos apuntadas cosas que queremos hacer cuanto antes.

Fotografía: Double–M

Daniel Aguayo

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así, compártelo con el mundo o suscríbete a nuestro RSS feed

Comentarios de los usuarios

4 comentarios y sumando...

  1. Daniel Grifol

    mayo 09, 2013

    Yo creo en tu punto de vista, aunque siento que en mi sistema de organización “sin prioridades” quedan vestigios de una prioridad subjetiva que dedico inconscientemente a la hora de elegir cual es mi sigueinte paso a dar.

    Por curiosidad, ¿una vez has completado una de tus acciones de tu GTD, cómo determinas cuál es la siguiente acción a realizar?

    Un saludo

  2. Daniel Aguayo

    mayo 09, 2013

    De la misma forma que determiné la primera: vuelvo a mi lista de próximas acciones, filtro por los contextos en los que estoy y escojo qué acción de las pendientes es la más importante para mí en estos momentos (como ya he filtrado los contextos, son acciones que puedo realizar, es decir, estoy suficientemente concentrado, etc). No sé si tu duda iba por aquí, sino seguimos comentando.

    Gracias por comentar ;-)

  3. Angel Hidalgo

    mayo 09, 2013

    Buenas tardes, te agradesco por esta informacion tan interesante.

    He visitado este blog constantemente para aprender mas sobre mejar mi salud y todo lo que tiene que ver con la salud y el vienestar en general y siempre encuentro informacion muy interesante aqui.

    Yo por mas que trato de utilizar listas de prioridades siempre termino olvidandola, no importa si son en papel o en mi telefono. Es muy dificil pasar el dia pensando en ver tu lista.

    Seguire visitando este blog y de nuevo gracias por esta informacion que sin duda la voy a aplicar en mis negocio por internet.

    Seguiremos en contacto

  4. nachovega

    mayo 09, 2013

    las prioridades son efectivas cuando tienes un trabajo muy repetitivo que se basa cada día en una serie muy limitada de opciones, pero cuando tu lista de próximas acciones aumenta, las prioridades se convierten en un obstáculo más que en una ayuda, porque para determinarlas tenemos que mantener algún tipo de baremo inamovible… cosa imposible en muchos casos porque nuestros trabajos requieren, cada vez más, que seamos flexibles.

Deja tu comentario

Default User

Your Name

mayo 09, 2013

* Nombre, Email y Comentario son obligatorios

Sígueme en las redes sociales
Follow Me on Pinterest
Suscríbete