Productividad

Café y Productividad, otoño 2015


El pasado sábado 14 de noviembre tuve el placer de organizar con Jeroen Sangers y Jordi Sánchez la tercera edición de Café y Productividad. Es una pequeña reunión de amigos en la que el café no es obligatorio, pero sí hablar sobre productividad personal.

Me sorprendió gratamente la asistencia al evento, que cada vez es mayor. En esta ocasión 18 personas, de las que más abajo hago una lista. También me llamó la atención que cada vez el porcentaje de asistentes que se dedica profesionalmente a la productividad personal (consultores, formadores, etc.) es mayor. Creo que demuestra el interés que hay en las empresas y entre las personas en “saber más”.

Ante todo, hubo variedad de ideas. Si bien es cierto que muchos de nosotros somos seguidores de GTD, había personas otros enfoques, desde minimalistas a procrastinadores. Y eso fue el núcleo de la actividad.

Habrás oído hablar alguna vez de que según la ciencia el alcohol es malo para la salud, pero beber un poco de vino a diario también tiene efectos positivos. Lo mismo pasa con otros alimentos, el deporte y la mayoría de temas: no hay un criterio, ni siquiera científico, de si estas cosas son literalmente “buenas” o “malas”.

Yo uso GTD porque los principios que sigue funcionan (¿o me funcionan?), y están avalados por estudios científicos. Pero también hay estudios que reportan beneficios en la productividad a hacer ciertas cosas al revés de lo que dice GTD, como las interrupciones o poner fechas límite. Entonces, ¿es posible que haya otra forma de hacer las cosas que funcione mejor? ¿Depende de la persona? ¿Puede que si hago GTD de otra manera o con trucos sea más productivo?

La actividad del día fue en este sentido: ponernos en la situación de quien piensa distinto a nosotros en cómo ser productivo, y buscar qué aspectos positivos tiene. La experiencia fue muy enriquecedora, dio de sí muchas ideas en común y personales para llevarse a casa. De hecho, yo estoy haciendo ciertas pruebas.

Mi conclusión es que no es que mi sistema me funciona, pero no todo el mundo está en la misma situación. GTD, por ejemplo, funciona si hay compromiso, pero no todo el mismo tiene la misma capacidad de compromiso. Dado el caso, como consultor, sobretodo uno a uno, puede ser más interesante tener un abanico de recursos y no pensar en los clientes como clavos a los que dar con el martillo de nuestro sistema preferido.

Por último, se planteó en hacer la próxima reunión en algún sitio fuera de Barcelona, seguramente en Madrid. (Pequeña nota: si tienes algún local que puedas prestarnos para poder hacer el evento por favor contacta conmigo o alguno de los otros organizadores; nos portamos bien y en general no somos peligrosos).

Los asistentes de esta edición fueron:

Productividad
Básico: bandeja de entrada vacía
Eventos
Café y Productividad, compromiso por la efectividad
Productividad
Por qué es necesario delegar
  • David Sánchez

    Hola Dani,

    enhorabuena por el evento. Espero no perderme el próximo 😉

    Respecto a lo que comentas, comparto tu enfoque. No todo es igual de útil para todo el mundo. Si nos referimos a GTD, habrá personas que no quieran usar GTD y prefieran usar otras técnicas con las que se sientan más cómodos. O quizás, usar simplemente algunas de las técnicas y hábitos de GTD. Todo ello es respetable y, por supuesto, válido. Pero lo que yo, al menos veo, es que GTD funciona y su utilidad no depende de la personalidad o circunstancias de cada persona, sino de su compromiso.

    Creo que al final, en el caso de GTD lo erróneo es pensar que porque simplemente hagas algo de lo que dice GTD digas que uses GTD. Y por supuesto con la divulgación ocurre exactamente lo mismo.

    Técnicas de productividad personal hay muchas. Unas funcionan de una manera y otras de otra, eso es evidente. Y lo bueno es que están ahí, para que cada uno escoja lo que le funcione, pero sin querer reinventar la rueda.

    Un abrazo


    • Daniel Aguayo

      Seguro que hay oportunidad de conocernos en las próximas ediciones 😉

      De acuerdo contigo, David. GTD es un sistema concreto, y funciona porque, como sistema, sus componentes están en equilibrio. Si quieres hacer GTD cambiando cosas, no le llames GTD y buena suerte con los resultados. Simplemente planteaba algunas preguntas para pensar fuera de la caja, porque aún pensando que GTD es el mejor sistema con el que me he encontrado no es perfecto.

      Gracias por comentario, y un abrazo.