GTD: Cómo gestionar nuestra atención

GTD: Cómo gestionar nuestra atención

¿Cuántas veces has estado trabajando concentrado plenamente en lo que tenías delante? Las cosas fluían, y podías contestar a las interrupciones de la forma adecuada. A esto se le llama el estado de mente como agua. ¿No sería fantástico poder trabajar siempre así? GTD busca estar en este estado continuamente, mediante los cinco pasos del [&hellip

¿Cuántas veces has estado trabajando concentrado plenamente en lo que tenías delante? Las cosas fluían, y podías contestar a las interrupciones de la forma adecuada. A esto se le llama el estado de mente como agua. ¿No sería fantástico poder trabajar siempre así?

GTD busca estar en este estado continuamente, mediante los cinco pasos del modelo de trabajo, el modelo de planificación natural y el modelo de revisión por alturas.

Pero nuestra mente a veces parece que vaya por libre, y cuando estamos trabajando, o nos estamos preparando un café, nos recuerda un tema y aparece por un momento la sensación de pérdida de control, la sensación de urgencia, el deseo de dejarlo todo de lado y solucionar ese tema.

Lo que haremos será capturar esa idea para más adelante, la dejaremos en la bandeja de entrada y la procesaremos a conciencia.

Hay otros momentos en el día o la semana que los dedicamos más a pensar que a trabajar. Son las revisiones semanales, y ocasionalmente la revisión de los niveles de altura. Todos los proyectos, todas las áreas de responsabilidad, son igual de importantes. Pero aún así, ¿hay algo a lo que debamos prestar más atención cuando revisamos?

La respuesta es: sí, a aquellas cosas que nos demandan atención. Es decir, a aquello que en los últimos días nuestra mente ha decidido resucitar. Aunque parezca que vaya a capricho, la mente es sabia, y cuando nos pone algo delante es porque no siente que tenga el control.

La insistencia de la mente llamando nuestra atención con algo es proporcional al descontrol que tiene sobre la situación.

Por ejemplo, si estos días de camino a casa no hemos parado de dar vueltas a un anuncio de trabajo que hemos leído, o a la discusión que hemos tenido con nuestro jefe, deberíamos tomarnos un rato y, más allá de procesar ese hecho aislado, revisar toda esa zona en profundidad. Podemos revisar los proyectos abiertos, pero también el área referente al desarrollo profesional; o ver si el área y los objetivos relacionados a medio o largo plazo están sincronizados y todavía son buenos para nosotros.

Fotografía: . Attention, de Juliana Cotinho

Daniel Aguayo

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así, compártelo con el mundo o suscríbete a nuestro RSS feed

Comentarios de los usuarios

4 comentarios y sumando...

  1. Iago Fraga

    mayo 23, 2011

    Es el principal motivo por el que GTD habla de recopilación y bandejas de entrada. Y dependiendo de la situación, si la carga de trabajo es alta, también debería existir una “bandeja de salida” para que los trabajos acabados en su parte compleja sean almacenados antes de ser llevados a su sitio correspondiente sin hacernos perder tiempo intermedio.

    Un saludo!

  2. Jeroen Sangers

    mayo 23, 2011

    La atención es nuestro recurso más valioso. ¿Para qué quieres usarlo?

  3. Dani

    mayo 23, 2011

    @Iago, me gusta lo de la bandeja de salida. Depende del tipo de trabajo que uno haga puede estar bien un lugar donde organizar las cosas cuya próxima acción es ‘entregar’. Sería a la vez una forma de organizar lo físico y un contexto de próximas acciones.

  4. Dani

    mayo 23, 2011

    @Jeroen, es un buen resumen :-) Iba a contestarte que lo pondría a la altura del tiempo y la energía como importancia, pero ayer me sucedió que aún teniendo poca energía, una vez puse toda mi atención en una tarea que requería bastante energía, la hice sin problemas. Así que no puedo más que darte la razón.

Deja tu comentario

Default User

Your Name

mayo 23, 2011

* Nombre, Email y Comentario son obligatorios

Suscríbete