GTD: Imaginar el objetivo

GTD: Imaginar el objetivo

La mayor parte de GTD trata sobre proyectos, acciones, organización, y otras cosas que se traducen en trabajo que hacer. Si habláramos de construir una casa diríamos que tratamos sobre cómo poner un ladrillo sobre otro de la mejor forma. ¿Qué otro modo hay sino de avanzar en la construcción? Si no es así, los [&hellip

La mayor parte de GTD trata sobre proyectos, acciones, organización, y otras cosas que se traducen en trabajo que hacer. Si habláramos de construir una casa diríamos que tratamos sobre cómo poner un ladrillo sobre otro de la mejor forma.

¿Qué otro modo hay sino de avanzar en la construcción? Si no es así, los ladrillos no forman paredes, las paredes no crean habitaciones y la casa no se termina. Pero hay un paso previo a eso, relativamente corto pero importante, sin el cuál no sirve de nada echar horas en construir, y es pensar como queremos que sea nuestra casa.

Con nuestras cosas pasa lo mismo. En cada idea que queramos convertir en realidad, en cada proyecto que queramos finalizar y en cada cosa que saquemos de la bandeja de entrada, hemos de dedicar unos instantes a qué queremos conseguir.

Mi último proyecto personal es acondicionar una terraza. Tengo varias opciones:

  • Puedo apuntar una acción que sea “acondicionar la terraza”.
  • Puedo ir a una tienda de bricolaje y dejarme llevar por las ofertas que tengan allí.
  • Puedo dedicar unos minutos a imaginarme como será la terraza que quiero.

Por supuesto, la tercera es la mejor opción. Imaginarme lo que quiero conseguir es ver los muebles y plantas que quiero poner en la terraza. Pero también es escuchar el sonido del aire, o un sonido relajante de agua; y también lo es el calor del sol en verano, o mejor la sombra de un parasol, la comodidad del banco mientras hago una siesta…

Como ves, es importante usar todos los sentidos. En cuanto más vívida sea la descripción del objetivo, más claro y más motivación por conseguirlo. Si tengo todos los sentidos puedo detectar cosas como buscar una fuente de circuito cerrado para escuchar el agua, o fijarme en la forma y comodidad de los asientos para cuando llegue la siesta.

Crear mentalmente los objetivos clarifica tus ideas, te facilita detectar próximas acciones. Saber lo que quieres activa también tu filtro reticular, te hace estar atento a todo aquello relacionado con tu proyecto (imagina lo poco que te puede activar si sólo has escrito una línea en un papel sin hacer una creación mental).

Tener una imagen mental de tu objetivo es también una buena herramienta para revisar el curso del proyecto. Dedica unos segundos durante la revisión a recuperar la imagen, y ver cómo de cerca estás de cumplirlo, o si te estás desviando de lo que querías. De la misma forma, al comparar la realidad con tu imagen en algún momento te encontrarás con que coinciden, y sabrás que has conseguido tu objetivo.

Quizá quieras dedicar más tiempo a pensar en tu futuro jardín o futuras vacaciones que en dónde guardar unos calcetines, pero en una u otra medida todas tus acciones deberían ser consecuencia de definir antes un objetivo.

Fotografía: Rockola.fm por cesargp

Daniel Aguayo

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así, compártelo con el mundo o suscríbete a nuestro RSS feed

Comentarios de los usuarios

5 comentarios y sumando...

  1. Jero Sánchez

    junio 28, 2010

    Yo aplicaría esta técnica incluso más allá, no solo a nuestros objetivos a corto y medio plazo, sino también a nuestro plan de vida. ¿Cuántos de nosotros hemos puesto por escrito cómo queremos que sea nuestra vida? Apostaría a que muy pocos.

    Hacer este ejercicio de imaginación y actuar en consecuencia puede ser la diferencia entre transitar y Vivir –con mayúsculas– la vida que tenemos.
    .-= El último blog de Jero Sánchez…Reduce tus relaciones sociales para cumplir tus objetivos =-.

  2. dani

    junio 28, 2010

    @Jero,

    Es cierto, aquí está aplicado con los niveles más bajos, que son los del día a día y los proyectos a largo plazo. Pero esta es una herramienta necesaria para definir y perseguir todos nuestros niveles de objetivos. Gracias por pasar por aquí :)

  3. tenderodigital

    junio 28, 2010

    Muy buena entrada. Pero ya que estamos imaginando, imaginemos que esto se hiciese en las empresas. En lugar de tantos “planes estratégicos” y Excels de cosas que hay que hacer mejor ponerse a pensar y a imaginar. Pero vamos algún jefecillo que sepa imaginar…
    .-= El último blog de tenderodigital…Portátiles que vuelan =-.

  4. dcrespi

    junio 28, 2010

    Dani,

    La idea es muy buena, y de hecho Tony Buzan la recomienda en cuanto a generar un mapa mental de tu propia vida para saber como quieres que sea.

    Actualmente para cada proyecto, especialmente aquellos que son personales les dedico un tiempo para generar esa sinergia de ideas, intentando aplicar mis 5 sentidos.

    Muy buena entrada.

  5. RingeMeMalilk

    junio 28, 2010

    invatat o multime

Deja tu comentario

Default User

Your Name

junio 28, 2010

* Nombre, Email y Comentario son obligatorios

Sígueme en las redes sociales
Follow Me on Pinterest
Suscríbete