GTD

8 razones por las que uso GTD


gtd-mente-como-agua

Llevo ya un tiempo usando GTD. A pesar de que la curva de aprendizaje ha sido larga, y todavía no la he recorrido entera, sé que el esfuerzo de usarlo me está valiendo la pena. Estas son las razones por las que sigo usando GTD:

  1. Elimina el estrés: el primer objetivo de GTD es siempre el de descargar la mente de mantener en memoria inmediata todo el trabajo a hacer, y mantener nuestras responsabilidades bajo control. Con GTD puedo liberar la mente porque confío en el sistema que he organizado.
  2. Mente como el agua: al tener la cabeza despejada, puedo dedicarme exclusivamente a trabajar en lo que tengo delante, sin preocupaciones, y así enfocarme al 100%. Ni siquiera me angustia haber cerrado el correo o el chat, porque sé que les dedicaré su tiempo en exclusiva cuando sea necesario.
  3. Mantengo el orden: GTD aconseja que procese y ordene las cosas. Eso no sólo me sirve para tenerlo todo bajo control, sino que me obliga a ordenar físicamente mi entorno, es decir, las notas y papeles sueltos, cosas fuera de sitio, etc. Ordenar mi entorno físico me hace sentir más cómodo para trabajar.
  4. Me obliga a apuntar bien las cosas: tengo mala memoria (o mal entrenada) y sé que si no me apunto las cosas las pierdo. Pero eso no me ha servido de mucho hasta que he cogido esas notas y he aprendido a escribirlas. Ahora no apunto tareas sino próximas acciones, no tengo notas sino material de soporte, y no sólo tengo ideas sino que planifico las cosas.
  5. Siempre me mantengo en la ruta: la revisión semanal es mi GPS personal, con ella puedo evaluar contínuamente si me estoy dirigiendo hacia donde quiero, hacia conseguir mis objetivos, o si por el contrario estoy tirando mi esfuerzo en un pozo sin fondo.
  6. Los proyectos no paran: con la revisión y las herramientas adecuadas, puedo asegurar que ningún proyecto queda parado accidentalmente. De otra forma, es fácil perderse en las tareas y no mirar los temas pendientes desde un paso más atrás.
  7. Aprendo a valorar más mi tiempo: si estoy más relajado cuando trabajo, y uso mejores herramientas, como GTD, trabajo mejor y más efectivamente. Eso me da más tiempo para mí, que también puedo disfrutar «más efectivamente» sin tener distracciones mentales. Llegar a este estado ha sido un descubrimiento, y es una gran motivación para seguir haciendo las cosas así.
  8. No me quedan asuntos colgados: yo también he tenido una época en la que mi buzón de e-mail contenía 500 mensajes. Me encargaba de los asuntos más importantes, eso seguro (porque aunque un mensaje se ahogara en el mar de la bandeja de entrada, siempre recibía otro e-mail, una llamada, o algo peor, que lo ponían delante de todo). Pero otros asuntos menos importantes, algunos pequeños compromisos, ideas, etc., se podían dar por perdidas. Ahora mantengo mi buzón de entrada limpio, sin remordimientos por lo que pueda perderse.

Fotografía: Made as we are of so much water por fleno.de

GTD
GTD: la regla «tocar sólo una vez»
efectividad
¿Quien es el responsable de esto?
Productividad
Definiendo la productividad personal
  • Totalmente de acuerdo, y es más todavía no conozco un sistema que le haga sombra. Sí, hay métodos alternativos para organizar cosas como Todoodlist o ZTD, pero o son adaptaciones personales de GTD -que todo el mundo puede hacer- o, cómo decirlo, módulos que se pueden incorporar al sistema.

    ¿Cómo GTD? No hay nada.

    Eso sí, a la hora de ponerse físicamente a trabajar, yo le he podido integrar Todoodlist y las 5S. Como diría Jamie Oliver el señor GTD ama la señora 5S.


  • Mmm… acabo de investigar sobre GTD, y la verdad… me parece un sistema interesante a la par que útil. A ver si me lo empiezo a aplicar, que siempre voy pillado de tiempo, y no tengo demasiado…

    Ya te contaré 😉


  • Muy buenos pilares, los comparto todos. La revisión semanal «digna» es un asunto que aun tengo pendiente.


A %d blogueros les gusta esto: