GTD

Todos quieren ver mi bandeja de entrada vacía


Clean! por saaby

Hemos empezado a usar GTD para organizar nuestro trabajo. Le estamos sacando provecho, y el tener toda la información bajo control nos hace sentir relajados y satisfechos. Incluso más que satisfechos, pensamos «¡cuanto se está perdiendo la gente a mi alrededor por no usar GTD! Les ayudaría tanto usarlo también…»<>

Al cabo de unos días, durante el café con los compañeros y eufórica por haber despachado todos los e-mails de la mañana, les comentas cafeína en mano que deberían probar ellos también GTD. Inmediatamente, sonrisas guasonas entre los oyentes. «¿Qué he dicho que haga tanta gracia?», preguntas.

«Verás, llevas días hablándonos de GTD, te pusiste las bandejas nuevas de plástico sobre la mesa, y cada vez que llevamos algo para ti nos insistes mucho en que lo dejemos en tu ‘bandeja de entrada’. Pero fíjate en cómo la tienes«.

Sorprendida, vas hacia tu mesa al acabarte el café, y entiendes el comentario: hay cosas que llevan días en esa bandeja, y sigue llenándose.

Tan importante como tener una bandeja de entrada es mantenerla vacía. Si no la procesas a menudo, la gente de tu entorno no puede confiar en que puedas atender a lo que te piden, y además intentarán llegar a ti por otros medios, saltándose tus bandejas y haciéndote más difícil mantener tu sistema. Y, mucho menos, conseguirás convencerles de los beneficios de GTD.

Recuerda vaciar tu bandeja de entrada, no sólo porque sea necesario para mantener bajo control tu entorno, sino para que a tu alrededor sean conscientes de ello.

GTD
GTD: La planificación natural
GTD
Por qué leer el correo en momentos concretos
GTD
Aclarar en GTD no es perder el tiempo
  • Fundamental lo que comentas.

    Si no procesas regularmente tus bandejas de entrada casi me atrevería a decir que podrías prescindir de ellas.

    Creo que tocas uno de los aspectos esenciales de GTD y es que resulta mucho más fácil empezar que seguir 🙂

    JM


  • Es lo de siempre; no basta con saber qué hay que hacer. También hay que hacerlo 🙂


  • Somos una secta, unos parias sociales enganchados a algo diabolico que pocos comprenden y cuando se animan hacer misteriosamente se sienten atraidos a procesar todos sus vienes. Yo lo he notado a mi alrededor: o eres un creyente fundamentalista o un blasfemo de lo que tu mismo escribes: risitas y comentarios sarcasticos y al final para los adentros de uno mismo el que rie y tiene los comentarios más afilidos es uno mismo, cuando al final del día se da cuenta que todo lo tiene perfectamente controlado para disfrutar del amplio tiempo libre…


  • no puedom abrir mi bandeja de entrada cada ves que lo intento me sale en blanco como puedo hacer para obtener respuesta sobre ese asunto


A %d blogueros les gusta esto: