Cómo evitar la procrastinación

Cómo evitar la procrastinación

La procrastinación es el hábito de retrasar sin ninguna buena excusa el trabajo pendiente, sustituyéndolo por alguna otra cosa irrelevante. No es malo hacer cosas que nos resulten más placenteras en lugar de otras tareas. El problema con la procrastinación es que nos provoca un sentimiento de culpa, pasado el rato sentimos que en lugar [&hellip

La procrastinación es el hábito de retrasar sin ninguna buena excusa el trabajo pendiente, sustituyéndolo por alguna otra cosa irrelevante.

No es malo hacer cosas que nos resulten más placenteras en lugar de otras tareas. El problema con la procrastinación es que nos provoca un sentimiento de culpa, pasado el rato sentimos que en lugar de disfrutar del tiempo lo hemos perdido.

Si queremos evitar la procrastinación debemos aprender a reconocerla, a identificar qué la causa y  evitarla. A continuación, una recopilación de las causas más habituales que debemos evitar.

evitar-la-procrastinacion

  1. Puedes hacer esa tarea aunque no te guste. Seguramente la tarea no es tan difícil, pero no nos gusta nada hacerla. Si esta tarea se nos presenta a media tarde, cuando empiezan a fallar las energías, seguro que la ignoraremos.Si no reunimos el suficiente valor para hacerla, lo mejor será dejarla para el día siguiente y que sea la primera tarea que hagamos. Tendremos más energía para hacerla, así que la miraremos a los ojos y nos lanzaremos a por ella como si fuéramos un kamikaze. Al poco tiempo, la habremos acabado y pensaremos ‘tampoco era para tanto’, y estaremos listos para comernos el resto del día.
  2. Si eliminas las tentaciones, el camino es cuesta abajo. Según la Odisea, las sirenas cantaban para atraer a los barcos hacia las rocas, seduciendo a los marineros con sus voces. Nosotros tenemos nuestra odisea particular cuando queremos ponernos a trabajar pero estamos rodeados de interrupciones o actividades mucho más seductoras.En ese caso, lo primero será deshacernos de tales interrupciones. Cierra el correo, twitter, chat, mensajería, etc. Muerto el perro, muerta la rabia.
  3. Si lo haces es porque quieres. Si no quieres hacerlo, olvídate de ello, tú decides qué quieres hacer y qué no. Fácil, ¿verdad? Pero si realmente quieres hacerlo pero te da pereza ponerte, piensa en que este es el primer paso en el camino, ese que te llevará al objetivo que deseas.
  4. Haz añicos esa roca para moverla. Algunas tareas, tal como las planteamos, nos parecen enormes, y eso nos para. Si queremos mover una roca, podemos partirla en trozos de un tamaño que podamos manejar. Con una tarea lo mismo, no pienses en todo lo que tienes que hacer, piensa en la tarea más pequeña que puedas hacer; vista así no da tanto miedo.
  5. No necesitas que sea perfecto de entrada. Si quieres que en tu primer intento una tarea compleja sea perfecta, puedes desanimarte sólo con pensar en los pequeños detalles que han de estar perfectos. Eso no tiene que ser así, ni mucho menos. Somos humanos y hemos de perdonarnos si cometemos algún error. Es mucho mejor hacer iteraciones.Hazlo la primera vez entero con lo básico que necesites, luego vuelve a repasarlo añadiendo detalles, y sigue haciendo repasos hasta que estés satisfecho con el resultado. Que estés satisfecho con el resultado no quiere decir que esté perfecto, sólo necesitas llegar a un estándar de calidad que tú misma te marques.

Fotografía: The Fine Art of Not-Getting-Shit-Done, de Invisible Hour

Daniel Aguayo

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así, compártelo con el mundo o suscríbete a nuestro RSS feed

Comentarios de los usuarios

10 comentarios y sumando...

  1. Yoriento

    mayo 15, 2009

    Pues sí, lo primero es lo primero, y dejar el mejor momento del día para las tareas más coñazo, y seguirlas con las más reconfortantes siempre es una buena idea. :-)

  2. dani

    mayo 15, 2009

    @Yoriento cierto :-) Gracias por el comentario

  3. Bitacoras.com

    mayo 15, 2009

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La procrastinación es el hábito de retrasar sin ninguna buena excusa el trabajo pendiente, sustituyéndolo por alguna otra cosa irrelevante. No es malo hacer cosas que nos resulten más placenteras en lugar de otras tareas. E…

  4. [...] fallamos una vez y otra, debemos estar seguros de que el problema es la fuerza de voluntad y no la procrastinación. Hemos de hacer un chequeo de la situación y ver si nos está venciendo la tentación o realmente [...]

  5. Amanda

    mayo 15, 2009

    Curioso porque tanto el post como Yoriento me recordaron un libro q leí hace tiempo de G del tiempo, de JM ACosta

    Si es que nuestro peor enemigo para estas cosas somos nosotros mismos, q tenemos facilidad en distraernos

  6. Perico

    mayo 15, 2009

    El problema de la procrastinación es que los que la padecemos leemos demasiado sobre la misma, en lugar de estar haciendo las cosas… ¿Puede saberse qué narices estáis haciendo en este blog en horario de trabajo? ;-P

  7. Jocfip

    mayo 15, 2009

    La verdad es q yo creo q a esto se le llama falta de voluntad, y no se por complicarnos llamandole procrastinación, pero bueno gracias xq acabo de aprender una nueva palabra =D

  8. Nombreloly

    mayo 15, 2009

    me encanta el articulo y me hacia much falta

  9. María José

    mayo 15, 2009

    Sinceramente me resultó de mucha ayuda el artículo, gracias Dani.

  10. Nombre ANTONIO

    mayo 15, 2009

    La verdad que esto me sucede, tengo todo planeado en la mente y cuando me dispongo a hacerlo salgo dejandolo para despues, en lugar de hacer lo pensado que es de importancia me pongo a hacer lo que no debo hacerlo solo por sentir placer al hacerlo.- Esto me esta causando bastante daño tanto en lo econòmico,social y laboral,tengo que tratar de remediar esto con el poder de la voluntad con mente fria y responsable.
    El tema es bastante bueno espero que me ayude a hacerlo. Gracias.

Deja tu comentario

Default User

Your Name

mayo 15, 2009

* Nombre, Email y Comentario son obligatorios

Sígueme en las redes sociales
Follow Me on Pinterest
Suscríbete